Contacto

Contacto para la prensa

Estamos encantados de responder a sus preguntas sobre Koehler Paper Group.

Por favor envíenos su consulta a través del formulario de contacto.

Aniversario de los 85 años del cartón para naipes

Fascinación por las cartas coleccionables

25.09.2019

Para Koehler, el año 2019 gira alrededor del cartón para cartas. Hace 85 años que fabricamos en Oberkirch, pero no somos los únicos que se han contagiado con la fiebre de nuestro cartón para cartas: más de la mitad de los casinos de América utilizan cartas fabricadas con nuestro papel. En el ámbito de las cartas coleccionables, nuestro cartón también goza de gran popularidad. ¿Pero qué tiene que tanto fascina a personas de todas las edades?

Fascinación por las cartas coleccionables

Aunque actualmente ya no necesitemos ir a cazar o a recoger comida para sobrevivir, tal y como hacían nuestros ancestros, la caza y la recolección siguen estando profundamente arraigados en nuestros instintos. Este es el motivo por el que hoy en día todo el mundo colecciona algo, incluso aunque a menudo no se dé cuenta de ello. La pasión por coleccionar no conoce limitaciones de edad. Entre los objetos que más se coleccionan, figuran los sellos, las pegatinas, las chapas, los posavasos, las monedas y las cartas coleccionables. ¿Sigue sin creer que usted también es un coleccionista? Piense en sus últimas vacaciones en la playa. Seguro que tiene en casa un poco de arena, alguna concha o quizás una piedra que le recuerdan a sus vacaciones. ¿Pero por qué coleccionamos?

Existen varios motivos que nos empujan a coleccionar. Se pude distinguir, por ejemplo, entre los siguientes tipos de coleccionistas. El coleccionista idealista colecciona objetos para evitar tirarlos, mientras que al coleccionista sentimental le gusta recordar una determinada época o momentos con sus piezas de colección. Los coleccionistas de cartas coleccionables pertenecen a la categoría de coleccionistas sistemáticos, puesto que coleccionan determinadas cartas de forma sistemática. ¿Pero qué son las cartas coleccionables y en qué principio se basan los juegos de cartas?

Cartas para jugar vs. cartas coleccionables

En comparación con los juegos de cartas famosos como, por ejemplo, el Mus o el Cinquillo, los juegos de cartas para coleccionar se componen de cientos de cartas distintas. Estas se venden en unidades de juego prefabricadas (starter) y en packs, que constan de cartas individuales con una composición más o menos casual (booster).

Algunas cartas son más escasas o raras que otras, y este es precisamente el detonante que lleva al principio de las cartas coleccionables: el reunirlas. Para obtener las cartas que deseamos o necesita-mos tener, hay que negociar e intercambiar, aunque obviamente, con las cartas coleccionables, también se puede jugar. Para ello, los jugadores seleccionan una serie de cartas que llevan a las partidas. Esta selección depende de las reglas del juego y también se denomina “mazo”, al igual que sucede con los juegos de cartas convencionales.

Cómo comenzó todo

El primer juego de cartas coleccionables y uno de los más exitosos fue “Magic: The Gathering”. El juego lo publicó por primera vez en 1993 la editorial estadounidense Wizards of the Coast y hoy día lo componen más de 20 000 cartas distintas. Dato curioso: Para que en la actualidad todas las cartas que existen sigan teniendo el mismo aspecto y se pueda jugar al juego de forma justa, en el dorso de cada carta se imprime una raya de bolígrafo. Esta raya se dejó por descuido en el modelo de impresión de la primera tirada de cartas.

En 1996, se publicó en Japón otro juego de cartas coleccionables que sigue siendo todo un éxito: “Pokémon”. En ese momento, se produjo un gran revuelo, que se tradujo en un aumento de las ventas y la facturación de Koehler. Hartmut Felsch, director de la fábrica de Koehler en Oberkirch, todavía se acuerda como si fuera ayer: Desde los Estados Unidos, nos llegó un pedido de 40 toneladas de cartón para cartas y, al poco tiempo, llegó otro de más de 300 toneladas”, afirma. “Después, pedían 1000 toneladas cada mes”. Así pues, las cartas coleccionables de Pokémon también se fabricaron con cartón para cartas de Koehler.

Por un lado, las cartas que se hacen famosas en todo el mundo son las que están basadas en cómics japoneses (mangas) o películas de animación japonesas (animes). Por otro lado, en los Estados Uni-dos, también se crean juegos de cartas coleccionables basados en películas de cine, series, temas deportivos o novelas. En Alemania, también se coleccionan cartas con los jugadores de la selección que disputaron el Mundial de Fútbol o la Eurocopa.

Las cartas coleccionables pueden llegar a ser verdaderos tesoros

A los más avezados coleccionistas de cartas les merecerá la pena seguir leyendo, puesto que podría ser que, sin saberlo, estuvieran en posesión de una carta muy rara y, por tanto, muy valiosa. Así, por ejemplo, la carta “Time Walk”, una de las de la primera publicación de “Magic: The Gathering”, cuesta unos 4000 euros. Y las cartas de Pokémon también son muy codiciadas entre los coleccionistas. La carta “Pikachu Illustrator”, por ejemplo, se vendió por más de 46 000 euros. Y por si estos precios no fueran lo suficientemente elevados, la carta “Honus Wagner” lo supera todo. La carta de béisbol más famosa de todos los tiempos batió todos los récords del mundo de los coleccionables con un precio de venta de 3,2 millones de euros. Así que las cartas coleccionables pueden ser una buena inversión.

Como ven, nuestro preciado cartón no se utiliza únicamente para los juegos de cartas clásicos; tam-bién pasa por incontables manos en forma de cartas coleccionables. Tanto si se trata de cartas de juego o de cartas coleccionables, el cartón para cartas de Koehler conforma su base.

Aviso de protección de datos

Utilizamos componentes externos, como el Lead Forensics, que pueden ser utilizados para recoger datos sobre su comportamiento de uso en nuestro sitio web. Información sobre protección de datos