Contacto

Contacto para la prensa

Estamos encantados de responder a sus preguntas sobre Koehler Paper Group.

Por favor envíenos su consulta a través del formulario de contacto.

Aniversario de los 85 años del cartón para naipes

"En China cazan cerdos"

23.04.2019

Son un pasatiempo muy apreciado para muchas personas en cualquier parte. Tanto para los mayores como para los más pequeños, ya sea el mau-mau, el rummy o el póquer: se juega, se gana y se pierde. En Koehler, fabricamos cartón de excelente calidad para barajas de cartas desde hace 85 años. Por este motivo, decidimos emprender un viaje para descubrir los juegos de cartas que se juegan en el mundo.

"En China cazan cerdos"

Empezaremos nuestro viaje en Asia, la cuna de los juegos de cartas. En el siglo XII, ya había juegos de cartas en China y Corea. Sin embargo, se desconoce a qué se jugaba en aquel entonces. Se cree que se trataba más bien de juegos de azar en lugar de juegos de combinación de cartas.

Jugar a las cartas sigue siendo un pasatiempo muy popular en Asia, aunque los juegos preferidos cambian de un país a otro. En Tailandia, por ejemplo, se juega al «rana negra, rana roja» o al «Gob dum Gob dang», el cual es muy similar al juego indonesio «Main Merah» y al juego chino «Chinese Ten». En la versión tailandesa, las cartas negras del 2 al 9 tienen el valor de su número; del 10 al rey valen 10 puntos; y el as de picas vale 50 puntos. Las cartas rojas y el as de tréboles no tienen valor alguno.

Conquistar electores con un juego de cartas

En 2013, un nuevo juego conquistó rápidamente el mercado y los corazones de los jugadores en Malasia. Se llama «Politiko» y recuerda un poco al Monopoly. En este juego, los jugadores representan partidos políticos que deben esforzarse por atraer electores. También hay cartas de escándalo relacionadas con escándalos políticos reales. Y, como en la vida real, los jugadores pueden arrebatarse electores entre ellos y arruinar la reputación de los oponentes.

En la India, la influencia de la colonización británica también se deja sentir en los juegos de naipes. El rummy o el póquer son muy populares, pero existen otros juegos locales con nombres muy llamati-vos, como «Teen Patti», «Satte Pe Satta» y «Teen Do Paanch», que gozan de gran popularidad. En general, los juegos de cartas son muy populares en la India y solo son superados en popularidad por el críquet. Y esto en la India no es ninguna deshonra.

Cazando puntos y cerdos con las barajas

En Rusia y varios países de Europa del Este, existe un juego muy popular que se llama simplemente «1000». Se juega entre tres o cuatro personas con 24 cartas. El objetivo es ser el primer jugador en alcanzar los 1000 puntos. Las reinas y los reyes proporcionan premios.

Los chinos, por su parte, cazan cerdos cuando juegan a las cartas. «Gong Zhu» significa algo así como «cazar al cerdo», nombre que se le da tanto a la reina de picas como al perdedor. Se juega con una baraja francesa de 52 cartas. Jugando las picas, se trata de hacer salir a la reina.

En Somalia es donde se necesitan más cartas

En África, también se juega a los naipes. Así, por ejemplo, en Somalia es muy popular el juego «Arpaa Turup». Se necesitan 144 cartas y cuatro jugadores que forman dos parejas. Cada uno recibe 36 cartas y entre las parejas está permitido hacerse señas entre sí. Con 36 cartas por jugador, de esta manera es menor el riesgo de perderse.

En Estados Unidos, como es natural, el póquer es el principal juego de cartas. Un par de kilómetros al sur, en México, se juega al «conquián». Para este juego, se necesita una baraja española, que lleva espadas, bastos, copas y oros en lugar de tréboles, picas, corazones y diamantes. Dejando de lado esta diferencia, el juego recuerda mucho al rummy, un juego muy popular también en Alemania. Un juego similar, la «loba», es muy popular en los países vecinos de Centroamérica.

En Sudamérica se juegan variantes del rummy

Más al sur, también se juegan variantes del rummy. En Chile y Argentina, por ejemplo, se juega mucho al «carioca», cuyo objetivo también es irse deshaciendo de las cartas. La diferencia es que aquí se juegan más de siete rondas. A medida que van pasando las rondas, se va volviendo más difícil bajar las cartas en escalas (por ejemplo, as-dos-tres-cuatro de corazones) o tríos (9 de corazones, picas y tréboles). Quien quiera bajarse en la última ronda debe deshacerse de todas las cartas de un golpe. En el rummy, a esto se le llama «mano de rummy», pero no es algo obligatorio.

El «Skat», tan popular en Alemania, es muy poco conocido en otros países. También son muy populares el «Schafkopf», el «Doppelkopf» y el «mau-mau». Para el Skat y el mau-mau, no se utiliza la baraja de 52 cartas, sino solo 32. El Schafkopf y el Doppelkopf se juegan con 40 cartas (dos manos con dieces, sotas, reinas, reyes y ases).

Los juegos de cartas sirven para unir a la gente en todo el mundo

Cuando escuchamos «tarot», lo relacionamos más con la adivinación que con un juego de naipes. Sin embargo, también se trata de un antiguo juego francés en el que se utiliza la baraja francesa, no tan conocida entre nosotros. Se juega con 78 cartas. Entre la sota y la reina, se cuela el caballero; hay un uno en lugar del as; y tiene, además, 21 cartas de triunfo muy decoradas que representan diferentes situaciones de la vida. Por último, existe la carta «Bouts», que significa «final».

Sin embargo, en todos los juegos de cartas el final solo es el comienzo de una nueva ronda. Esta selección de juegos está incompleta evidentemente. Sobre el mundo de los juegos de cartas se han escrito libros completos y aún queda mucho por decir sobre el tema. Kohler también ha aportado su contribución al mundo de los juegos de cartas desde hace 85 años. Y estamos orgullosos de ello, ya que los juegos de cartas son un elemento que reúne a la gente en todo el mundo. Se fabrican en Oberkirch, en las instalaciones de Koehler.

Aviso de protección de datos

Utilizamos componentes externos, como el Lead Forensics, que pueden ser utilizados para recoger datos sobre su comportamiento de uso en nuestro sitio web. Información sobre protección de datos